Las comunicaciones

Hasta 1883 desde Anguiano a Canales solo existía el llamado “Camino de la Hoz”, brevísima senda de las márgenes del Najerilla, por ciertos sitios a poco más nivel que el cauce de este río, por otros a 20, 30 y más metros de altura sobre dicho nivel, pero por todas partes, con verdaderos y frecuentes peligros para el caminante. A ciertos de estos puntos, la fantasía popular les dio nombre, “Paso de la Oración”, “Balcón de Pilatos”, y otros por el estilo.

En todo el trayecto indicado, unos 35 km, solo existían dos ventas, designadas entonces como “hospitales”; el de Anguiano, inmediato al arranque de la carretera de Valvanera y el de Ventrosa, frente al camino de herradura que conduce a este pueblo (hoy Venta de Goyo). Poco después de 1883 se debió construir la carretera que conducía desde Logroño hasta Canales de la Sierra, no así la del puente del río Neila a Viniegra de Abajo que tardaría aún muchos años enconstruirse. Francisco Bañuls Roselló, decía, en 1895 que, “saliendo de Logroño puede viajarse por carretera hasta el puente de Río Neila: en aquel punto hay que montar en caballería y atravesar un camino tan malo que, al pasarlo, no hay quien deje de encomendarse a Dios”.

El puente canto

Antiguo puente por el que se accedía al pueblo de Viniegra de Abajo desde la carretera local a Montenegro de Cameros. Bajo él pasan las aguas del río Urbión, antes conocido como río Frío. Se le denomina Puente Canto o Puente Viejo de Viniegra, Para distinguirlo del que se construyó en sus proximidades en el trazado de la  nueva variante. Consta de dos arcos de medio punto de luces desiguales que arrancan de una pila central. La bóveda del arco menor presenta la directriz deformada, dando la falsa impresión de ser un arco apuntado. El material de la fábrica alterna el uso de la sillería a soga en bóvedas, con el sillarejo.

Historia documental: En el catastro del Marqués de la Ensenada, la villa declara en 1752 la existencia en su jurisdicción de un único puente de sillería sobre el río Frío con dos arcos, (se olvida del puente lavadero), y seis puentes de madera sobre el Najerilla, en cuyas reparaciones gastaba al año 1.300 reales. Madoz nombra el río Frío y los arroyos Río Frío y Garganta  que aparecen cruzados por tres puentes”. Durante el siglo XIX este puente ya se encontraba muy deteriorado. Se sabe que, en 1861, el ayudante Fernando Angulo, a instancias del ingeniero primero de la provincia, realizó una visita al pueblo para reconocer la situación de este puente y del ubicado sobre el río Najerilla, llamado Reneila. El puente necesitaba reparación en pila y tajamar que consistía en un recalce de sillería en sus cimientos, defendido por pilotaje, que se presupuestó en 1.500 reales. No tenemos datos sobre la ejecución de estas obras pero, a comienzos del siglo XX, se procedió a la construcción de uno nuevo próximo a él por el ingeniero Jorge Palomo y Durán. En 1921 tenemos noticias de que se había empezado a construir un muro en el puente Canto y se estaba terminando la labra de las piedras de los asientos que irían adosados a él.

Algunos autores le dan una cronología romana, mientras que otros lo llevan a época medieval. Sin embargo, la fábrica que catalogamos corresponde a finales del siglo XVI o comienzos del siglo XVII (entre los años 1590- 1610).

A inicios del presente siglo XXI,  el puente Canto presentaba un estado lamentable y riesgo real de ruina y con motivo de la construcción de la nueva travesía del municipio, se incluyó en dicho proyecto la reforma integral de mismo, otorgándole el aspecto que ahora presenta, y que se ha recuperado para el uso patrimonial y recreativo.

Los lavaderos

Por debajo de uno de los arcos se divisa un antiguo lavadero. En el verano de 1920, se planteó  construir un cómodo lavadero por encima del Puente Canto y por el lado del pueblo, bien cubierto y resguardado todo él por la parte de la carretera, con una verja de hierro.  Se construyeron tres en ese río Cardilla, sin cubrir y  fueron remodelados en 1947.

La Cañada Real de Sta. Coloma

Por este puente pasaba la Cañada Real de Santa Coloma, que durante siglos ha movido miles de cabezas de ganado  entre estas sierras y el sur de la península. Procede, de Burgos donde enlaza con la Cañada Real Segoviana. Comienza en el Collado de Canales en el límite entre Soria y Burgos, para continuar por esta mojonera hasta penetrar por el Collado de Santa Coloma en La Rioja, continuando por el arroyo de la Toba, cruzando el río Najerilla a la altura de Villavelayo y continuando por el camino que discurre por la margen derecha del pantano de Mansilla hasta la presa, donde se dirige a Viniegra de Abajo pasando por la ermita de Santiago.

De Viniegra se dirige a Brieva pasando por Ventrosa y asciende a Peña Hincada en la mojonera entre Brieva y Ortigosa, donde enlaza con la Vía Nº VII (Galiana). Continua por la divisoria de aguas del Najerilla y el Iregua, coincidiendo con los límites de términos municipales de pueblos de los dos ríos, hasta el término municipal de Entrena, que cruza para alcanzar el de Lardero y cruzarlo hasta llegar al de Logroño, donde enlaza en Varea con la Vía nº 10 Cañada del Ebro. 

En el tramo entre Canto Hincado y Viniegra de Abajo coincide con el sendero de Gran Recorrido GR-190.

Con el mayor agradecimiento al Dr. Miguel Zapater Cornejo, cuyo estudio de investigación sobre la Asociación Protectora de Viniegra de Abajo ha sido el germen de esta iniciativa.

Fuentes documentales:

  • Miguel Zapater Cornejo – Miembro de la Sociedad Española de Historia de la Educación. IER.
  • Revista el Najerilla.
  • Balance y memorias de la Asociación Protectora de Viniegra de Abajo.
  • Instituto de Estudios Riojanos.